Se intensifican los trabajos de restauración en Los Bañales
Se intensifican los trabajos de restauración en Los Bañales

El Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Cultura y Patrimonio, ha iniciado obras de restauración en el yacimiento de Los Bañales de Uncastillo, por valor de 36.000 €.

Las actuaciones se centran en las columnas del pórtico del barrio residencial Altoimperial, del siglo I d.C., y las pinturas murales de una de sus estancias. Las dos impresionantes columnas, de 6 metros de altura, son uno de los elementos más emblemáticos del yacimiento. Ya descritas y dibujadas en el siglo XVII por el geógrafo Juan Bautista Labaña, presentan una serie de problemas que están afectando a su conservación. Se detecta la presencia de grietas, arenización de los tambores de piedra arenisca, y la cristalización de sales que están provocando desprendimientos del material, alterando su fisonomía y poniendo en riesgo su estabilidad. El proyecto de restauración, redactado por la arquitecta Amaia Saiz Beitia, está siendo ejecutado por la empresa Construcciones San Juan S.Coop.

Las pinturas murales aparecieron en las excavaciones realizadas en 2017 por la Fundación Uncastillo, bajo la dirección técnica de Javier Andreu, Tamara Peñalver y Juan José Bienes. Muy fragmentadas, representan paneles rojos y verdes, separados por una pequeña banda en blanco, y un moteado blanco que pretende imitar placas de mármol, con vetas en verde, respondiendo al denominado estilo de incrustaciones. Decorarían una de las principales estancias de una casa que pertenecería a la élite local, por la calidad de los muros constructivos y la regularidad de su traza, plenamente acorde a los modelos utilizados en Roma.  Prácticamente la totalidad de la pintura se encuentra caída sobre el suelo de la habitación, muy fragmentada y fisurada, quedando únicamente adherido al muro una parte de su zócalo. Los trabajos van a consistir en la extracción de los numerosos fragmentos, documentando su ubicación mediante cuadrículas y niveles para favorecer el posterior trabajo de puzle. Dado el estado de fisuración y escasa consistencia de los morteros, los fragmentos que lo precisan son engasados para evitar su disgregación. Una vez se haya realizado la extracción de los materiales, en próximas fases, se procederá a su consolidación, unión, limpieza y colocación en un nuevo soporte para su musealización.  Los trabajos están siendo realizados por la restauradora Miriam Tomás Pellicer, que también interviene, como técnica especialista, en las columnas de la Domus.

La Fundación Uncastillo ha colaborado con el Gobierno de Aragón financiando la redacción de los proyectos de restauración.

Nueva campaña de restauración en el acueducto romano de Los Bañales
Nueva campaña de restauración en el acueducto romano de Los Bañales

La Fundación Uncastillo inicia las obras de restauración de uno de los pilares del único acueducto romano aéreo conservado en Aragón. Los trabajos continúan la línea de colaboración, iniciada en 2011,  entre la Fundación Uncastillo  y el Gobierno de Aragón, que financia el proyecto este año con 10.000 €,  y que ha permitido hasta el momento detener el proceso de deterioro de seis de los pilares más dañados del total de treinta y dos que conforman la obra hidráulica.

Los trabajos están dirigidos por la arquitecta Amaia Saiz, y ejecutados por la restauradora Miriam Tomás, bajo supervisión de los técnicos de la Dirección General de Cultura y Patrimonio. El objetivo de la actuación es consolidar el material pétreo degradado, como consecuencia de procesos físico-químicos que provocan su erosión, fracturas por ciclos de hielo deshielo y la disolución de sus componentes, lo que ha generado agrietamientos y desplomes de parte de los sillares, haciendo peligrar la estabilidad general del pilar. La intervención consistirá en el cosido con varillas de fibra de vidrio para la sujeción y reposición de los fragmentos en riesgo de desprendimiento, o los ya  caídos y recuperados, sellado de grietas y fisuras y reintegraciones volumétricas en aquellas zonas donde esté afectada a la estabilidad y la integridad estética del conjunto.

La excavación arqueológica previa a permitido descubrir el sistema de asentamiento del pilar sobre el terreno y marcas de afianzamiento de las grúas o andamios con las que fueron elevados los sillares.

El acueducto de Los Bañales un caso excepcional en la ingeniería del Occidente Romano. A diferencia del modelo tradicional de arcadas, en Uncastillo se utiliza el sistema de pilares de piedra, de hasta siete metros de altura, que sostenían un canal de madera por donde discurría el agua. Estudiado por el ingeniero cincovillés Luis Miguel Viartola, y el equipo técnico del Plan de Investigación de Los Bañales, dirigido por Javier Andreu, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Navarra, se ha determinado que contaba con un total de 72 pilares, y una conducción de dos kilómetros, desde la presa de Cubalmena, en el término municipal de Biota, hasta el yacimiento de Los Bañales. La mayor parte de la obra estaba excavada en la roca, siendo su parte más espectacular los 350 metros de acueducto aéreo

La rehabilitación del acueducto forma parte del Plan de Investigación en Los Bañales, que en los últimos 10 años ha convertido al yacimiento en uno de los más activos del país, con actuaciones a lo largo de todo el año, como campañas de excavación, celebración de congresos científicos, publicaciones o realización de talleres pedagógicos para escolares, y en el que participan administraciones públicas (Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Zaragoza, Comarca de las Cinco Villas, ayuntamientos de Uncastillo, Sádaba, Layana y Biota), empresas (Fundación ACS, Urdániz Digital, General Eólica Aragonesa y CBR España) y voluntarios arqueólogos españoles y extranjeros.

X Campaña de excavaciones en Los Bañales
X Campaña de excavaciones en Los Bañales

Una década estudiando la ciudad romana

38 estudiantes de trece universidades distintas y de seis países distintos como E.E.U.U., Francia, Portugal o Venezuela han participado en la décima campaña de excavaciones en la ciudad romana de las Cinco Villas, que concluyó el domingo 22 de julio con la tradicional jornada de puertas abiertas.

Este año los trabajos se han desarrollado en la parte norte de la ciudad, que albergó un importante barrio residencial de carácter aristocrático. Las excavaciones han permitido conocer cómo se articulaba el urbanismo de la zona, descubriendo un cruce de calles con dos manzanas perfectamente delimitadas y completas que se prolongan fuera del área actual de excavación.

Como todos los años, el yacimiento nos ha dado grandes alegrías en forma de hallazgos. En una domus se ha encontrado una gran gantidad de material mueble de uso cotidiano, un fragmento de pendiente de oro con esmeralda (en estudio), un colgante de pasta vítrea y nacar, un soporte de cerámica romana completo, un enterramiento infantil, fragmentos de cerámica de cocina, clavos de metal...

El hallazgo más curioso y sorprendente ha sido el de un colgante de oro de temática fálica de algo más de 1,5 centímetros. Se trata de una pieza de época tardo Imperial (siglos I o II d. C) en perfecto estado de conservación y puede darnos información de la importancia de Los Bañales en la ruta que unía Caesar Augusta y Pompelo (Zaragoza
y Pamplona).

La X campaña de excavaciones ha estado dirigida por Javier Andreu, Doctor en Historia y profesor de la Universidad de Navarra y Juan José Bienes, arqueólogo. Forma parte de un plan de investigación promovido por la Fundación Uncastillo desde 2008 en el que las actividades se suceden durante todo el año. Cuenta con la ayuda de instituciones públicas (Comarca de las Cinco Villas, Gobierno de Aragón, Ayuntamientos de Uncastillo, Sádaba, Biota y Layana, etc) y privadas (Fundación ACS, Universidad de Navarra, Geólica, etc.)