Nueva campaña de restauración en el acueducto romano de Los Bañales
Nueva campaña de restauración en el acueducto romano de Los Bañales

La Fundación Uncastillo inicia las obras de restauración de uno de los pilares del único acueducto romano aéreo conservado en Aragón. Los trabajos continúan la línea de colaboración, iniciada en 2011,  entre la Fundación Uncastillo  y el Gobierno de Aragón, que financia el proyecto este año con 10.000 €,  y que ha permitido hasta el momento detener el proceso de deterioro de seis de los pilares más dañados del total de treinta y dos que conforman la obra hidráulica.

Los trabajos están dirigidos por la arquitecta Amaia Saiz, y ejecutados por la restauradora Miriam Tomás, bajo supervisión de los técnicos de la Dirección General de Cultura y Patrimonio. El objetivo de la actuación es consolidar el material pétreo degradado, como consecuencia de procesos físico-químicos que provocan su erosión, fracturas por ciclos de hielo deshielo y la disolución de sus componentes, lo que ha generado agrietamientos y desplomes de parte de los sillares, haciendo peligrar la estabilidad general del pilar. La intervención consistirá en el cosido con varillas de fibra de vidrio para la sujeción y reposición de los fragmentos en riesgo de desprendimiento, o los ya  caídos y recuperados, sellado de grietas y fisuras y reintegraciones volumétricas en aquellas zonas donde esté afectada a la estabilidad y la integridad estética del conjunto.

La excavación arqueológica previa a permitido descubrir el sistema de asentamiento del pilar sobre el terreno y marcas de afianzamiento de las grúas o andamios con las que fueron elevados los sillares.

El acueducto de Los Bañales un caso excepcional en la ingeniería del Occidente Romano. A diferencia del modelo tradicional de arcadas, en Uncastillo se utiliza el sistema de pilares de piedra, de hasta siete metros de altura, que sostenían un canal de madera por donde discurría el agua. Estudiado por el ingeniero cincovillés Luis Miguel Viartola, y el equipo técnico del Plan de Investigación de Los Bañales, dirigido por Javier Andreu, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Navarra, se ha determinado que contaba con un total de 72 pilares, y una conducción de dos kilómetros, desde la presa de Cubalmena, en el término municipal de Biota, hasta el yacimiento de Los Bañales. La mayor parte de la obra estaba excavada en la roca, siendo su parte más espectacular los 350 metros de acueducto aéreo

La rehabilitación del acueducto forma parte del Plan de Investigación en Los Bañales, que en los últimos 10 años ha convertido al yacimiento en uno de los más activos del país, con actuaciones a lo largo de todo el año, como campañas de excavación, celebración de congresos científicos, publicaciones o realización de talleres pedagógicos para escolares, y en el que participan administraciones públicas (Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Zaragoza, Comarca de las Cinco Villas, ayuntamientos de Uncastillo, Sádaba, Layana y Biota), empresas (Fundación ACS, Urdániz Digital, General Eólica Aragonesa y CBR España) y voluntarios arqueólogos españoles y extranjeros.